Can Picarola: El sitio y su entorno

Un poco de historia

Can Picarola era, históricamente una finca agrícola, basada en la explotación de olivos y algarrobos, situada en una ladera de la montaña, que los antiguos payeses “domesticaron” con la creación de diversas terrazas, utilizando los muros hechos solo con piedras.

Estos muros, sabiamente dispuestos han contenido durante  siglos la tierra y los árboles, creando un paisaje único.

Y en algunas de estas terrazas se ubicaron 2 casas (Can Morro y Can Picarola), con sus respectivas almazaras (molinos para la obtención de aceite a partir de las aceitunas de los árboles del entorno), y  cuadras para animales.

can picarola 1971 1.png

Dos documentos curiosos relacionados con la historia de Can Picarola:

Revista "Rutes Amagades  de Mallorca núm 46, de 1971.

Describe la excursión al Puig de N'Eimeric, y incluye diversas fotos y descripciones de Can Picarola

Puedes descargarla clicando aquí 

Historia/Leyenda "L'Hereva de Can Picarola" Revista Coanegra, Octubre de 2010

Este breve artículo explica la curiosa relación entre la heredera de Can Picarola y el Heredero de Can Morro. Una especie de Romeo Y Julieta a la Mallorquina

Puedes descargar el artículo clicando aquí

can picarola 1971 3.png

Can Picarola, hoy

exterior 0.jpg

Una finca de olivos centenaria

La finca, y los diferentes espacios están situados en una explotación de olivos centenaria.

 

Lo podrás ver enseguida, por los enormes troncos de estos antiguos arboles (que aun hoy siguen dando sus frutos).

Y están situados en terraplenes construidos hace muchísimo tiempo siguiendo la costumbre balear de construir terrazas en las laderas de las montañas, utilizando solamente grandes piedras, mucho ingenio y aun más paciencia.

Exterior gral.jpg
IMG_20200110_101304.jpg

El respeto a las antiguas construcciones

Los únicos espacios en Can Picarola son los que los antiguos habitantes del lugar construyeron para poder explotar la zona, que han sido rehabilitados con gran sensibilidad y cariño para adaptarlos a los usos actuales, preservando en todo momento su volumetría, sus características constructivas y los materiales originales.

El respeto al medio ambiente

y la autosuficiencia energética:

Can Picarola utiliza solamente energía natural: el sol y la lluvia.

Toda la instalación eléctrica de alimenta a través de placas solares, así como el agua caliente.

Y las 4 cisternas ubicadas en la finca permiten que toda el agua que se utiliza provenga directamente de la lluvia.

Además, en todas las actividades que se realizan en Can Picarola se tiene muy presente generar el mínimo impacto ambiental posible.

Huerto, ovejas, gallinas, algarrobos, higos chumbos, plantas aromáticas y mucho más.

Uno de los grandes valores de la Serra de Tramuntana es la convivencia entre la naturaleza y el uso agrícola, desde hace cientos de años, generando una simbiosis única.

Hoy Can picarola participa de esta simbiosis, que antiguamente era lo “habitual” pero que hoy puede parecer realmente sorprendente a los ojos de un “urbanita·.

 

Y es que la tierra y sus árboles dan aceite, algarrobas, frutas y hortalizas, hierbas aromáticas y medicinales, y sus animales reciclan la materia orgánica y nos aportan alimento.

El entorno

La Serra de Tramuntana está declarada Patrimonio Mundial por la Unesco en la categoría de Paisaje Cultural. Es el reconocimiento de la comunidad internacional a la simbiosis casi perfecta entre la acción del ser humano y la naturaleza, realizada durante siglos, de la que ha resultado una monumental obra humana en la que se mezclan cultura, tradiciones, estética, espiritualidad e identidad.

El paisaje cultural de la Serra es fruto del intercambio de conocimientos entre culturas, con pequeñas obras realizadas colectivamente con finalidad productiva, condicionadas por las limitaciones impuestas por el medio físico. Limitaciones superadas a base de sabiduría y del uso inteligente de los recursos, sin destruir el medio. Y también es la recreación de un territorio a través del imaginario colectivo y de las obras de artistas que han encontrado en él inspiración.

logo serra tramuntana unesco